Tuesday, September 26th

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético conservador, relativamente simple y rápido, indicado en el tratamiento de dientes con tinciones (manchas y decoloraciones). El objetivo es conseguir una sonrisa armónica en el paciente, devolviendo a sus dientes un color adecuado a sus necesidades estéticas en el menor tiempo posible, con procedimientos simples e indoloros, y sin apenas efectos secundarios.

Blanqueamiento externo: aplicando un gel sobre los dientes y activándolo con calor, láser o luz ultravioleta, obtenemos un blanqueado notable de los dientes propios. La mejora será más notable cuanto más oscuro sea el color inicial. Esta parte del blanqueamiento se realiza en la consulta dental, no es dolorosa y requiere dos a tres sesiones. Además, durante los tres días siguientes al tratamiento, se deberá aplicar un producto en la zona blanqueada para reforzar su resultado.

Blanqueamiento interno: está indicado para aquellos dientes que puntualmente se han oscurecido, sea después de un tratamiento de conductos (endodoncia / matar el nervio) o porque se han infectado.