Tuesday, September 26th

La cirugía oral es la especialidad más antigua de la odontología. Se dedica al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, traumatismos y defectos de las piezas dentarias, de los maxilares y de los tejidos blandos adyacentes que requieran intervención quirúrgica. El cirujano oral debe tener profundos conocimientos de ciencias básicas para su profesión como la anatomía, la histología y la fisiología, así como de las entidades nosológicas más frecuentes. Además de su capacitación, entrenamiento quirúrgico y obviamente una gran destreza manual.

Los procedimientos quirúrgicos orales pueden tener múltiples propósitos:

- Extracciones dentarias.

- La extracción de dientes incluidos en el espesor del hueso o semiincluidos.

- La extracción de restos de raíces fracturadas.

- La eliminación de granulomas (inflamaciones crónicas) o de quistes en zonas periapicales (es decir, en las inmediaciones de la punta de alguna o algunas raíces dentarias).

- La extirpación de quistes maxilares.

- La conformación del hueso y de la encía para recibir adecuadamente prótesis dentarias (cirugía preprotésica).

- La eliminación de frenillos labiales o del frenillo lingual, que producen alteraciones en la posición de los dientes y/o en el habla.

- La extirpación de glándulas salivales menores.

- La toma de tejidos para analizarlos, etc.

Naturaleza del tratamiento

Aunque la finalidad puede variar, las técnicas empleadas serán muy semejantes, e implican, previa anestesia, la incisión de la encía, su despegamiento en mayor o menor grado, la extirpación de los tejidos patológicos o sobrantes (con legrado, en su caso, del lecho óseo, si lo hubiera) y, por último, la sutura la herida.

Si la finalidad de la maniobra fuese la obtención de tejidos para su análisis histopatológico (biopsia), hay que obtener dicha muestra.

Contraindicaciones y riegos

- Todo procedimiento quirúrgico bucal conlleva una serie de molestias y riesgos menores; por ejemplo: dolor e inflamación, sobreinfección de la herida, dehiscencia de la sutura, hemorragias, posible daño de raíces adyacentes…

- Si usted padece algún tipo de alergia o intolerancia, hipertensión, diabetes, alteraciones de la coagulación y/o antecedentes por radiación de los maxilares debe advertírnoslo, para adoptar precauciones y medidas específicas.