Thursday, July 27th

¿Qué es un implante?

Un implante (o fijación ) es una pequeña pieza alargada con forma de tornillo (también puede ser cilíndrica) de un material biocompatible especial (generalmente, titanio), que, instalado en los huesos maxilares, se «fusiona» con éstos al cabo de unas cuantas semanas (lo que se conoce como oseointegración).

Los implantes se comportan, de este modo, como raíces de dientes ausentes que permiten brindar anclaje a prótesis sustitutivas del diente o de los dientes perdidos. Esta prótesis puede ser fija o removible (retirable a voluntad) y no necesita apoyarse o sujetarse a dientes naturales remanentes en la boca.

Finalidad

Reemplazar, en la medida de lo posible, la función de las raíces de alguno o algunos de los dientes perdidos mediante una estructura intraósea, biocompatible ( implante o fijación ), apta para sujetar algún tipo de prótesis dental.

Naturaleza del tratamiento

En general, aunque hay variaciones, la técnica consiste en lo siguiente:

  • - Previo estudio radiográfico (preferiblemente calibrado) y planificación sobre los modelos, y siempre bajo anestesia local, se practica una incisión y despegamiento de la encía (aunque en ocasiones puede evitarse y basta con penetrar a través de ella hasta el hueso con un perforador (punch) o con una fresa; son las llamadas colocaciones transmucosas, cuyo postoperatorio es magnífico).
  • - Se prepara, mediante instrumentos rotatorios o manuales, un lecho de dirección, diámetro y profundidad apropiados, para que el implante pueda ser introducido en él: sin dañar estructuras anatómicas vecinas (raíces adyacentes, nervio dentario, seno maxilar, etc.) y contra una cierta resistencia, que garantice su estabilidad inmediata 
  • (estabilidad primaria).
  • - Se coloca el implante roscado o a presión, en el lecho, hasta la profundidad adecuada.
  • - Se sutura la encía, bien dejando los implantes totalmente enterrados debajo de ella (en cuyo caso deben descubrirse al cabo de un tiempo por medio de otra pequeña incisión quirúrgica), bien dejándolos aflorar al exterior a través de una abertura. En este caso, según las conveniencias y las circunstancias, podrían ser conectados inmediatamente a la prótesis (carga inmediata).

En ocasiones, cuando el hueso es insuficiente, se puede utilizar algún material de relleno o recrecido óseo (hueso autólogo , del propio paciente; hueso liofilizado de bovino; materiales aloplásticos mineralizados; etc,) y procedimientos de fijación u osteosíntesis (como membranas poliméricas, mallas metálicas, minitornillos o minichinchetas).

Limitaciones, contraindicaciones y riesgos

- Por causas no conocidas e impredecibles, puede fallar la oseointegración , con lo que el implante se desprende o moviliza y debe ser retirado.  Las causas del fracaso de la oseointgración son múltiples; por ejemplo: factores relacionados con la oclusión, con las higiene defectuosa, con la falta de revisiones periódicas, factores intrínsecos a la propia biología del paciente, etc.

- El hábito tabáquico es altamente desfavorable para la oseointegración de los implantes y para la prevención de periimplantitis (infección alrededor de los implantes que puede conducir a la pérdida de los implantes).

- Como todo procedimiento quirúrgico bucal, la colocación de implantes conlleva una serie de molestias y riesgos menores; por ejemplo: dolor e inflamación, sobreinfección de la herida, dehiscencia de la sutura, hemorragias, posible daño de raíces adyacentes…

- Si usted padece algún tipo de alergia o intolerancia, hipertensión, diabetes, alteraciones de la coagulación y/o antecedentes por radiación de los maxilares debe advertírnoslo, para adoptar precauciones y medidas específicas.

Es fundamental recalcar que su higiene oral jugará un papel crucial para el éxito de los implantes. Por ello deberá seguir el plan de revisiones mantenimiento que se le prescriba en las sucesivas visitas.